Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Fuente: lacronicadelpajarito.es
Viernes, 10 de febrero de 2017
tras denuncia de huermur

TSJ anula un pelotazo urbanístico en Murcia junto a zona protegida Red Natura 2000

[Img #14221]El Tribunal Superior de Justicia de Murcia (TSJ) ha anulado la modificación número 100 del plan general de urbanismo (PGU) de Murcia por el que se planeaba construir 150 viviendas de lujo en Sucina, en un entorno cercano al área protegida de la Red Natura 2000.

 

La Asociación para la Conservación de la Huerta de Murcia (HUERMUR) ha recibido la notificación del TSJ con la sentencia sobre el contencioso-administrativo contra la Modificación nº 100 del Plan General de Ordenación Urbana de Murcia, resolución que anula esta actuación urbanística y da la razón al contencioso que la asociación presentó ante el silencio del Ayuntamiento al recurso administrativo en el que, en el año 2014, ya denunció todas las cuestiones incluidas en la demanda ahora sentenciada.

 

HUERMUR, que califica el proyecto de “pelotazo urbanístico”, explica que presentó el recurso administrativo “que el Ayuntamiento se negó a contestar y resolver, a pesar de las claras irregularidades certificadas finalmente por el TSJ, y que el letrado municipal Antonio Hellín tampoco aceptaba en sus conclusiones del pasado diciembre”.

 

La actuación urbanística, de 150 viviendas en el entorno de un paisaje protegido y zona de campeo de aves, estaba promovida por Juan Ramón Avilés, exconcejal del Partido Popular y expresidente de la Comisión de Control de la CAM.

 

Este recurso de la asociación HUERMUR se presentó contra la actuación urbanística que promovía una urbanización en Sucina, próxima a un espacio natural de la Red Natura 2000 y zona de campeo de aves rapaces.

 

En la demanda de HUERMUR se expusieron 5 motivos de nulidad, entre los que se encontraba la necesidad de estudio de impacto ambiental (por ser limítrofe a la red Natura 2000 y zona de campeo de rapaces) y la falta de informes sectoriales de competencias del estado (como el informe de recursos hídricos).

 

“Tanto el Ayuntamiento como la mercantil codemandada, hicieron una férrea defensa paralela de la actuación urbanística, aportando una ingente cantidad de documentación y negando los argumentos que esta asociación aportaba”, indica HUERMUR.

 

La asociación destaca que “el Ayuntamiento presentó documentos de la Confederación Hidrográfica de otros sectores urbanísticos que nada tienen que ver con esta modificación, así como otra documentación para tratar de justificar la supuesta dotación hídrica de este pretendido desarrollo, en el escrito de contestación que presentó el letrado municipal Antonio Hellín el pasado mes de diciembre de 2016”.

 

Todo ello ha sido desestimado por el Tribunal Superior de Justicia, dando la razón una vez más al movimiento asociativo y vecinal que exige, como HUERMUR, el cumplimiento de la legislación urbanística y ambiental, que en los últimos meses “ha logrado la anulación de actuaciones y pelotazos urbanísticos promovidos por el Ayuntamiento de Murcia y diversas mercantiles”.

 

HUERMUR recuerda que “en el caso de esta modificación del PGOU, el garante autonómico del cumplimiento de la legalidad urbanística era Antonio Navarro Corchón, como Director General de Urbanismo de la CARM, y hoy concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Murcia. Igualmente, de 2007 a 2011, cuando se aprobó dicha modificación, José Ballesta fue consejero del Gobierno Autonómico, con la Dirección General de Urbanismo bajo sus competencias, como consejero de Obras Públicas y Ordenación del Territorio”.

 

La asociación afirma que esta sentencia pone de manifiesto la imposibilidad de la teoría de la subsanación que desde la administración municipal se empecinan en mantener durante los últimos meses, a raíz de las citadas anulaciones de planes urbanísticos. La sentencia del TSJ recuerda al Ayuntamiento que la aportación de los informes sectoriales debe ser previa a la aprobación de la actuación urbanística y que la falta de dicho informe determina “la nulidad del instrumento de planeamiento en su conjunto debido al carácter preceptivo y vinculante del mismo”, así como que tampoco es válido aportar informes referentes a otros planes o actuaciones.

 

“Ello hace que ya con la primera argumentación de esta asociación, y sin necesidad siquiera de abordar el resto de irregularidades denunciadas, el Tribunal Superior de Justicia haya anulado esta modificación del Plan General de Ordenación Urbana de Murcia y certifique una nueva victoria de la Asociación HUERMUR frente a las irregularidades urbanísticas del Ayuntamiento de Murcia”.

 

HUERMUR indica que “seguiremos, como siempre hemos hecho, defendiendo la preeminencia de la legalidad y la conservación del medio ambiente y del paisaje de nuestro municipio, ayudando y colaborando con los vecinos de los barrios y las pedanías de Huerta y Campo que se sienten abandonados por la administración ante unas actuaciones urbanísticas innecesarias y declaradas por la Justicia como ilegales”.

 

La “insidia” del PP y la respuesta de HUERMUR

Ante la “insidia vertida por el PP de Murcia” en una nota de prensa, acusando a HUERMUR de mentir y actuar de mala fe, faltando a la verdad y pervirtiendo la realidad, la asociación se pregunta “si éste es el apoyo a la participación ciudadana que decía promover el equipo del alcalde José Ballesta”.

 

“La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Murcia hoy (por ayer) conocida, reconoce que la modificación nº 100 del Plan General incluye la creación de una unidad de actuación de 15.845m2 que se convertían en urbanos directos, no una simple rotonda como pretenden hacer creer”, explica HUERMUR.

 

Por otro lado, la asociación indica que la publicación nº 10146 del Boletín Oficial de la Región de Murcia, de 26 de julio de 2014, de 5 páginas de contenido técnico, incluye en su punto 5.1.1 que “para el desarrollo del presente documento será precisa la elaboración de los correspondientes Proyectos de Urbanización, Proyectos de Reparcelación, Estudios de Detalle (en su caso igualmente), Proyectos de Edificación, etc”.

 

Y añade que “el Boletín Oficial, así como la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Murcia no mienten, y esperamos que los políticos acaten y cumplan este mandato judicial, ya que son los primeros que deben dar ejemplo en aceptar las resoluciones de los Tribunales de Justicia, como hacemos nosotros. Desde HUERMUR seguiremos luchando en defensa del rigor y la ley, a pesar del enfado que demuestra el equipo del alcalde José Ballesta con sus ataques gratuitos a esta humilde asociación ciudadana”.

 

Ahora Murcia dice que “el TSJ desacredita otra actuación de Navarro Corchón y Ballesta”

Ahora Murcia señala que la nueva anulación de una modificación del PGOU por parte del TSJ de Murcia “desacredita de nuevo al alcalde Ballesta y al concejal de Urbanismo, Navarro Corchón, ya que cuando se aprobó eran consejero de Obras y director general de Urbanismo, respectivamente”.

 

La edil Ángeles Micol afirma que ambos “tienen responsabilidad directa en estas actuaciones urbanísticas validadas por la Comunidad Autónoma de forma chapucera, y que ahora los tribunales están echando atrás una tras otra. Y son ellos mismos, Ballesta y Navarro Corchón, los que en estos momentos están al frente del Consistorio y del urbanismo municipal”.

 

Micol hizo estas declaraciones tras conocerse que el TSJ ha anulado, tras un recurso administrativo presentado por HUERMUR, la modificación nº100 del PGOU, que preveía la construcción de una urbanización en Sucina, en  una zona de campeo de aves rapaces próxima a un espacio protegido de la Red Natura 2000.

 

“Para no variar”, explica la concejala, “la Comunidad Autónoma dio el visto bueno a esta actuación sin tener los informes necesarios, entre ellos el de recursos hídricos y el de impacto ambiental, el cual tenían todas las papeletas para no obtener nunca”.

 

La edil destaca que uno de los promotores es el exconcejal del PP en el Ayuntamiento de Murcia Juan Ramón Avilés, también exconsejero de la CAM: “La modificación nº100 del PGOU contó con el voto a favor, en 2008, de nada menos que 7 concejales que habían sido compañeros de Avilés, entre ellos el hoy imputado Miguel Ángel Cámara y la todavía hoy edil Maruja Pelegrín, cuando todos ellos debían haberse abstenido”.

 

Micol lamenta que “durante todos estos años, y todavía hoy, el PP municipal esté continuamente sacando adelante actuaciones urbanísticas que favorecen a sus amigos, en lugar de defender el interés y la prosperidad del municipio y de todos los murcianos”. La concejala recuerda que “hace cuestión de días Ahora Murcia y Podemos denunciamos en rueda de prensa la clamorosa falta de informes sectoriales en multitud de planes parciales y modificaciones del PGOU, un hecho que los tribunales vuelven a poner de manifiesto”.

 

“Esperamos que Ballesta acepte esta sentencia y no la impugne”, añade. “Y si decide impugnarla llevándola al Tribunal Supremo, él debe asumir las costas: no podemos dedicar más gastos en los servicios jurídicos y en costas para defender proyectos urbanísticos que son indefendibles, que perjudican al municipio y que sólo buscan beneficiar a los amigos del PP, que está sumido en una continua confusión entre los intereses públicos y privados”.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress